Torres-Dulce reclama ante el Rey más medios para luchar contra la corrupción

Descarga el fichero

Apertura Año Judicial

Informativo mediodía

| 10.09.2014

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha aprovechado su discurso de apertura del Año Judicial, ante el Rey Felipe VI, para reclamar más medios en la lucha contra la corrupción pública, política y financiera, ya que la respuesta judicial es "en exceso lenta y a veces desigual".

Aunque sin mencionar el debate soberanista catalán, también ha abogado por la Constitución como el marco de convivencia de todos los españoles, mientras que el presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes, ha defendido la unidad de la nación y la lealtad a "las reglas del juego" constitucionales.

Corrupción y Cataluña han sido, por tanto, las dos grandes cuestiones que la cúspide de la justicia española ha abordado en la primera apertura del año judicial que preside Felipe VI como Rey, tras el relevo en la Corona, que consolida la monarquía parlamentaria y "fortalece la unidad" de España, en palabras de Torres-Dulce.

El acto institucional, como todo los años, ha contado con la asistencia de los responsables de las principales instituciones del Estado, como los presidentes del Tribunal Constitucional, del Consejo de Estado y del Tribunal de Cuentas, y, además de la alcaldesa de Madrid y del presidente de la Comunidad, por primera vez ha asistido también el nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez.

El discurso del fiscal general del Estado ha sido crítico con algunas reformas judiciales del Gobierno y reivindicativo en la lucha contra la corrupción, ya que, además de la necesidad de disponer de más medios para combatirla, ha planteado la conveniencia de atajarla en su origen, en el uso y control de los fondos públicos de las instituciones, partidos y sindicatos.

Aunque ha lanzado el mensaje positivo de que "el frente judicial contra la corrupción empieza a rendir frutos", Torres-Dulce ha asegurado que la respuesta de la justicia sigue siendo "en exceso lenta y a veces desigual". Por ello, su lucha, ha dicho Torres-Dulce, exige "profundas reformas" en la Administración pública y en el sistema de control de los fondos públicos y del sistema financiero.

En su discurso, el fiscal general ha destacado que la corrupción pública "daña seriamente la imagen en la función pública y su erario", pero la corrupción política "mina la credibilidad del sistema democrático".