Susana Díaz da un paso atrás que impulsa a Madina y Sánchez para liderar el PSOE

Descarga el fichero

Susana Díaz (Archivo)

Informativo mediodía

| 10.06.2014

La presidenta andaluza, Susana Díaz, se ha retirado de la carrera para suceder a Alfredo Pérez Rubalcaba en una decisión que ha dejado descolocado a buena parte del PSOE y que algunos socialistas se han apresurado a achacar al miedo a no salir airosa de la consulta a las bases.

Una competición a la que ella nunca se presentó formalmente, pero en la que todos la esperaban. Algunos, incluso, con bastante impaciencia, como la decena de "barones" que había apostado claramente por su candidatura y que ahora está con el pie cambiado.

Era un secreto a voces en círculos del PSOE que Madina y Sánchez estaban recibiendo "presiones" para no presentarse, después de que la mayor parte de los "barones" territoriales proclamaran a los cuatro vientos que querían a Díaz de secretaria general.

Veían en ella a la persona idónea para hacerse con las riendas del partido en un momento tan convulso como el que atraviesa ahora, sin experimentos inciertos, y para ello esgrimían su fortaleza institucional, su victoria en las europeas y el haber sabido cerrar heridas en el PSOE-A.

Detrás de estos dirigentes territoriales se ha hablado incluso de los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, así como de otros históricos como José Blanco o José Bono, pero las maniobras no cuajaron y este fin de semana Madina trasladó el mensaje de que no pensaba "abdicar".