Salud al Día. Programa del martes 11 de diciembre de 2012

Descarga el fichero
11.12.2012

Apnea de sueño. Tenemos tres factores, la apena del sueño, los problemas cardiovasculares y la avanzada edad. Y conviene que se relacionen y se estudien conjuntamente. Lo primero porque en un futuro no muy lejano la población de más de 70 años representará entre un 30 y un 35 por ciento del total. Superar esta edad implica tener mayor riesgo de sufrir muchas enfermedades, entre ellas la apnea del sueño, que por cierto tiene una amplia prevalencia en este sector poblacional. Quienes tienen este problema sufren una obstrucción de las vías respiratorias superiores durante el sueño, y eso... entre otras consecuencias, impide una correcta oxigenación de la sangre. A largo plazo esto puede tener graves consecuencias... hipertensión, insuficiencia cardiaca, ictus o cardiopatía isquémica. Para evitar estas complicaciones es fundamental adherirse al tratamiento, que en el caso de la apnea del sueño es el uso de la CPAP, un dispositivo de presión que gracias a una mascarilla proporciona aire de forma continua e impide que las vías se cierren. Permite un mejor descanso del paciente y ayuda a prevenir también la somnolencia diurna y los accidentes laborales y de tráfico.

Incontinencia urinaria. Cuando no controlamos correctamente nuestra vejiga... se producen las pérdidas involuntarias de orina. Se calcula que en nuestro país son unos cinco millones de mujeres las que tienen este tipo de problema, aunque no todas ellas acude al especialista, pues en muchas ocasiones por vergüenza y en otras por desconocimiento, el trastorno queda sin tratar. Y eso que hay terapias que controlan esa incontinencia y son altamente efectivas. En aquellos casos en los que cuando se hace ejercicio, se estornuda, tose o ríe o cuando un movimiento del cuerpo ejerce presión en la vejiga y se produce el escape de orina... las mallas o sling quirúrgicos pueden ser la opción mas adecuada. Son un material con forma de hamaca que se coloca bajo la uretra y permite el control de la vejiga. Requiere de una intervención ambulatoria, pero no es necesario el ingreso hospitalario del paciente. Claro... que antes del tratamiento se ha de realizar un diagnóstico y para ello es fundamental que las afectadas estén informadas tanto de su problema como de las opciones terapéuticas que existen para tratarlo.

Implantes dentales. A todos nos gusta sonreir y que nuestros dientes luzcan bonitos, sanos y que no falte ninguno. Pero esto no siempre podemos evitarlo, en muchas ocasiones y por distintos motivos, perdemos una pieza dental y el hueco que queda en la boca nos gusta poco o nada. Por estética, pero también por salud, conviene que acudamos al especialista para solucionar el problema. Cuando se nos cae un diente, si no tomamos medidas, a largo plazo podemos sufrir una pérdida de hueso y de tejidos por reabsorción. Para evitarlo... nada mejor que los implantes dentales, son una de las mejores alternativas a la hora de reponer una pieza perdida, y por varias razones. Lo primero porque nos ayudarán a preservar ese hueso y ese tejido, porque su colocación requiere de una intervención minimamente invasiva y porque nos ofrecen mayor comodidad que el resto de opciones a la hora de sustituir el diente perdido. Además, el cuidado de los implantes es muy sencillo, requieren unicamente de una correcta higiene buco-dental y de revisiones periodicas. A las que por cierto conviene que acudamos, al menos una vez al año, para prevenir.