Salud al Día. Programa del viernes 15 de junio de 2012

Descarga el fichero
15.06.2012

Enfermedad cardiovascular. Son todas las enfermedades que tienen que ver con el corazón y con los vasos sanguíneos. En este grupo se sitúan patologías como el infarto agudo de miocardio, la arritmia, la cardiopatía isquémica, la trombosis... una larga lista de problemas de carácter grave, ya que son la principal causa de muerte en los países desarrollados. Por descontado viene decir la importancia que tiene el tratamiento de estos problemas, y sobre todo la prevención. Factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular también hay unos cuantos, entre ellos el colesterol, la diabetes, la obesidad, la herencia genética, el estrés, el tabaquismo... Contra algunos de ellos nada podemos hacer, pero otros sí podemos controlarlos y modificarlos. Para proteger nuestro corazón, las recomendaciones pasan por no abusar del consumo de sal, controlar la ingesta de grasas, tomar pescado dos o tres veces a la semana... la merluza es uno de los mejores... junto a la dieta sana... el ejercicio es fundamental, y por supuesto nada de consumir drogras, incluyase en este grupo el tabaco y el alcohol.

Cáncer. Una de las enfermedades mas temidas , aparece cuando un grupo de células anormales se dividen sin control invadiendo otros tejidos, pudiendo llegar a otrs partes del cuerpo en el caso de que dichas células viajasen a través del sistema sanguíneo y por el sistema linfático. Cuando hablamos de cáncer, nos referimos a más de cien tipos distintos, que reciben su nombre en función del órgano al que afectan. Algunos poco comunes, otros en cambio aparecen más de lo que nos gustaría. Encabezando la lista de los más frecuentes se sitúan el cáncer colorrectal, el de pulmón y el de estómago para ambos sexos. En las mujeres el más habitual es de cáncer de mama, y en los hombre el de próstata. Por fortuna, gracias a la investigación y avance de la medicina cada vez son más las personas que superan con éxito un proceso de este tipo, aunque logicamente para ello es fundamental un diagnóstico precoz... es la mayor garantía de que el tratamiento sea efectivo. Prevenir es difícil, pero sabemos que si llevamos una dieta adecuada y practicamos ejercicio reducimos las probabilidades de desarrollar esta enfermedad.

Trastornos respiratorios. Otro amplio grupo de enfermedades, en este caso relacionadas con nuestro aparato respiratorio. El asma, el cáncer de pulmón, la insuficiencia respiratoria, las sibilancias, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)... incluso la tos forma parte del conjunto de trastornos que se agrupan bajo la etiqueta de trastornos respiratorios. Muchas de estas patologías comparten síntomas, como la falta de aire y dificultad para respirar, la fatiga o la opresión en el pecho... molestias que se producen cuando se obstruyen las vías respiratorias, si el motivo de esta obstrucción es interno, debemos acudir a un especialista, será quien detemine las causas por la que la respiración está dificultándose. Aunque en nuestras manos está, si sufrimos una de estas enfermedades, llevar un estilo de vida adecuado, evitando los factores que pueden empeorar nuestra patología, por ejemplo el polen, el polvo o los gases tóxicos que pueden desencadenar un ataque de asma. La primera recomendación, tanto si sufrimos un trastorno en las vías respiratorias, como si queremos prevenirlo, es no fumar, o dejarlo en caso de que tengamos el hábito.