Salud al Día. Programa del martes 8 de mayo de 2012

Descarga el fichero
08.05.2012

La cirugía por laparoscopia es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que se practica a través de pequeñas incisiones y que con la ayuda de una cámara de video permite al médico ver dentro del paciente y realizar diferentes acciones en el mismo. Este tipo de operaciones, además de ser más económicas, tienen menores costes para los pacientes, ya que el post-operatorio es más rápido y confortable, no es necesario pasar por la unidad de cuidados intensivos, se evita la aparición de infecciones y hernias y es menos dolorosa. Esta técnica se emplea en cirugía abdominal, ginecológica, torácica, etc, pero ahora podría tener otra aplicación más: prevenir la aparición del cáncer de esófago, y es que ésta es la herramienta adecuada para tratar el esófago de Barret, un cambio anormal de las células de esta parte de nuestro organismo que puede derivar en un tumor. Esta patología suele aparecer en personas que padecen reflujo gastro-esofágico, una enfermedad que se produce cuando el músculo diafragmático y el esfinter esofágico inferior no se cierran correctamente para impedir el paso de los alimentos del estómago al esófago.

Nervio vago. La intervención de la que hablamos se ha llevado a cabo en la Clínica Universidad de Navarra. Se trata de la cuarta operación a nivel mundial de estas características... en la que se ha implantado en un paciente un estimulador del nervio vago para tratar una insuficiencia cardiaca. Este tipo de cirugía se enmarca en un ensayo clínico multicéntrico europeo denominado NECTAR y dirigido a aquellas personas que tengan una insuficiencia de grado tres, es decir, que presenten dificultades para subir unas escaleras andando, y que no respondan al tratamiento farmacológico convencional o a otro tipo de terapias. El procedimiento del que estamos hablando se basa en estimular el nervio vago, el que conecta el cerebro con el corazón para mejorar así la actividad del segundo. Aunque a primera vista se trata de una operación complicada... sus riesgos son bajos y los beneficios pasan por aliviar los síntomas de la enfermedad... principalmente la dificultad respiratoria y la fatiga. Se consigue también elevar la capacidad del paciente para realizar esfuerzos y con ello aumentar la capacidad del corazón para bombear sangre.