Rajoy recurre la declaración de secesión ante el Constitucional: "Pretenden acabar con la democracia y no lo voy a permitir"

Descarga el fichero

Imagen de Mariano Rajoy. Declaración institucional desde Salamanca sobre el desafío separatista

Informativo mediodía

| 11.11.2015

El Gobierno ha pedido al Constitucional que aperciba a 21 altos cargos catalanes, entre ellos el presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, de que el incumplimiento de sus mandatos puede llevar a un delito de desobediencia y a suspenderles de sus funciones.

Así consta en la impugnación de la propuesta independentista aprobada el pasado lunes que ha registrado este mediodía la Abogacía del Estado en el TC, en la que el Gobierno pide la suspensión inmediata de la moción y de todos sus efectos. También reclama que se les aperciba del posible delito de desobediencia de los mandatos judiciales en caso de incumplimiento.

Rajoy ha dicho que el recurso ante el Tribunal Constitucional no es sólo una reacción ante una iniciativa de un parlamento autonómico, sino "de la defensa de todo un país" y ha dicho que le gustaría que el último paso que tuviera que tomar el Gobierno es el que han adoptado hoy, con su recurso. "Me gustaría no tener que plantear ningún recurso más ni tener que adoptar ninguna otra decisión", ha subrayado.

RAJOY: "CUANDO SE PRESCINDE DE LA LEY SE RENUNCIA A LA DEMOCRACIA"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha afirmado que "cuando se prescinde de la ley se renuncia a la democracia" y ha recalcado que defenderá "con firmeza" el respeto a la soberanía popular y la unidad de la nación.

Rajoy ha hecho hincapié en que ambos principios son la "esencia de la democracia" que pretende "poner en riesgo" la resolución secesionista del Parlament.

"Sin respeto a la ley, cualquier poder, cualquier Gobierno pierde su legitimación", ha dicho Rajoy en rueda de prensa después de la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros que ha aprobado la impugnación ante el TC de la declaración secesionista aprobada el pasado lunes por el Parlamento de Cataluña.