Rajoy: "Me equivoqué, al confiar en una persona que no la merecía"

Descarga el fichero

01.08.2013

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reconocido que se equivocó al mantener la confianza en el extesorero de su partido Luis Bárcenas, alguien que, ha añadido, se ha demostrado "que no la merecía". "Me equivoque. Lo lamento, pero fue así", ha señalado en su comparecencia en el Congreso durante la que ha citado explícitamente el nombre de Bárcenas al que, ha añadido, dio crédito porque carecía de razones para dudar de su inocencia. "Me fié de él y le apoyé", ha apostillado.

"Cometí el error de creer a un falso inocente, pero no el delito de encubrir a un falso culpable", ha asegurado Rajoy quien ha argumentado que Bárcenas le "engañó" y que "lo tenía muy fácil" porque él no condena "a nadie de manera preventiva". "Siempre he actuado así y no porque una persona haya fallado voy a variar mi actitud", ha dicho el presidente del Gobierno antes de asegurar que, si lo hiciera, tendría que cambiar muchas cosas en su tabla de valores, algo a lo que no está "dispuesto".

Ha explicado que dio "crédito" a Bárcenas porque era "una persona de confianza" en el PP hasta que, a los cuatro años de iniciadas las investigaciones judiciales, "llegaron datos que confirmaban" la existencia de cuentas corrientes en Suiza "a su nombre". "Me fié de él y le apoyé, sí le apoyé, como apoyaría a cualquiera", ha sentenciado.

RAJOY A RUBALCABA: "NO ME AMENACE CON UNA MOCIÓN DE CENSURA"

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, ha criticado hoy que se utilice un cauce constitucional como la moción de censura "de forma torticera" y le ha advertido al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que no le amenace con este instrumento "despreciando los riesgos que hace correr al país".

Mariano Rajoy había asegurado antes que comparece ante el pleno para "frenar la erosión de la imagen de España que algunos cultivan" y a desmentir "manipulaciones e insinuaciones maliciosas".

En su intervención ante el pleno del Congreso, que ha iniciado directamente hablando del caso Bárcenas, Rajoy ha instado a los socialistas a evitar el ridículo de decir que le han llevado a la Cámara "a rastras".