Rajoy dice que las reformas impedirán otra crisis igual por malo que sea un Gobierno

Descarga el fichero

Hoy en Madrid Matinal

| 16.07.2014

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha garantizado que las reformas estructurales que ha puesto en marcha "sentarán las bases que harán que sea imposible, por malo que pueda ser cualquier gobierno que venga en el futuro", que España pueda vivir una situación similar a la padecida en la crisis.

Rajoy ha hecho esta reflexión en la conferencia que ha pronunciado ante unos trescientos empresarios andaluces en un acto organizado por la Fundación Cámara de Sevilla y en el que ha reiterado que el paro seguirá descendiendo en el mes de julio y ha vuelto a confesarse insatisfecho con el volumen de crédito que conceden las entidades financieras.

El acto ha servido para que Rajoy expresara su total respaldo al presidente del PP en Andalucía, Juan Manuel Moreno, quien ha sido el encargado de presentarle y del que el jefe del Ejecutivo ha dicho que es una "apuesta segura y de futuro" y cuenta con el apoyo de la dirección nacional de los populares.

En el acto han estado presentes los vicesecretarios nacionales del PP Carlos Floriano y Javier Arenas, así como los presidentes provinciales, presidentes de diputaciones y los alcaldes populares de las capitales andaluzas.

El jefe del Ejecutivo ha descrito la evolución de la situación económica de España desde que llegó al Gobierno y las "difíciles" decisiones que tuvo que tomar porque las consideraba imprescindibles debido a que el país estaba "al borde del abismo" que suponía el rescate por parte de la UE.

Dos años y medio después, ha recalcado la notable mejoría de la economía como cree que ponen de manifiesto los datos macroeconómicos que se van conociendo.

Una situación, que ha dicho, "no cae del cielo", sino que es fruto del esfuerzo de todos los españoles y de las reformas que ha puesto en marcha.

Rajoy se ha comprometido a continuar con ese espíritu reformista adoptando las medidas que siga necesitando España, un país "con fundamentos" y en el que ha lamentado que haya personas que sólo se dediquen a hablar mal del mismo.

Frente a ello, tal y como ya pidió el pasado fin de semana en la Escuela de Verano del PP, ha instado a mostrarse orgullosos de ser españoles.

Rajoy, quien ha confesado ser optimista sobre la evolución de la economía española, ha dibujado el panorama con el que se encontró a su llegada al Gobierno y ha ido comparando datos de finales de 2011 con los existentes en la actualidad en el paro, el déficit o las exportaciones para apuntalar su argumento de que lo peor de la crisis ya ha pasado.

Ha destacado los datos del mercado laboral para subrayar que "cuando la historia los analice van a resultar sorprendentes", y se ha detenido en los relativos a la afiliación a la Seguridad Social y las listas del INEM, que, tal y como ya había señalado en otros actos anteriores, garantiza que seguirán mejorando en el mes de julio.

"Las cosas mejoran aunque queda muchísimo por hacer. Y tengan la certeza de lo vamos a hacer porque este Gobierno no va a parar de ninguna manera en su impulso reformista", ha dicho Rajoy a los empresarios andaluces.

Ante ellos, ha ratificado su apuesta por las pequeñas y medianas empresas exponiendo las decisiones adoptadas en esa dirección y ha explicado que la recuperación económica se consolidará cuando se consoliden, tal y como cree que ya está ocurriendo, las pymes y los trabajadores autónomos.

En este contexto, ha considerado como uno de los grandes retos del futuro aún pendientes que fluya mucho más el crédito.

"Las entidades están un poco mejor, pero el presidente del Gobierno no está satisfecho con la situación del crédito en nuestro país y es una de las asignaturas pendientes en la que tenemos que seguir trabajando", ha señalado.

A este asunto ha hecho referencia en su intervención el presidente de la Cámara de Comercio sevillana, Francisco Herrero, quien ha destacado la necesidad de que fluya el crédito a las empresas.

Rajoy ha destacado que todas las reformas que ha hecho han tenido como objetivo el mantenimiento de los pilares del Estado del bienestar y todas las que va a seguir impulsando pueden servir a que los pronósticos de la mejoría de España se queden cortos.

"España no es un país cualquiera, es una nación de más de quinientos años de historia, la más vieja de toda Europa y la que primero consiguió su unidad nacional", ha enfatizado el jefe del Gobierno, quien ha destacado que el país tiene un Estado del bienestar como casi ningún otro en todo el mundo.