Rajoy admite que el problema catalán debe resolverse con finura y Sánchez le acusa de inmovilismo

Descarga el fichero

Informativo mediodía

| 30.09.2015

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha admitido en el Pleno del Congreso que el "problema" abierto en Cataluña se tendrá que resolver en "en el futuro" con "diálogo", "finura" y "sin ansiedad". Además, ha acusado al PSOE de optar por la "equidistancia" en Cataluña y le ha pedido de nuevo que concrete qué es lo que quiere reformar de la Carta Magna.

Así ha respondido Rajoy al líder de los socialistas, Pedro Sánchez, en la sesión de control del Congreso, un duro rifirrafe parlamentario centrado en las elecciones catalanas y que podría ser el último que ambos mantienen esta legislatura si finalmente las elecciones generales se convocan para el 13 de diciembre.

En su turno, Sánchez ha reprochado al jefe del Ejecutivo su "inmovilismo" y ha denunciado su "incapacidad" para resolver los problemas. De hecho, se ha comprometido a "reconstruir" la unidad de Cataluña si llega al Palacio de la Moncloa.

SANCHEZ VE NECESARIO ABRIR UNA NEGOCIACION

Sánchez ha criticado que la lectura del Ejecutivo tras las elecciones sea "que nada nuevo ha pasado en España" y, por lo tanto, no tenga previsto "hacer nada", algo que, a su juicio, evidencia su "incapacidad" para ver los problemas y las soluciones.

A su entender, España está ante "una encrucijada" como consecuencia del desafío soberanista y los españoles exigen a su Gobierno "capacidad y voluntad de diálogo y negociación", así como reformas "dentro del estricto cumplimiento de la ley".

En este punto, ha asegurado que es "imprescindible" acometer una reforma constitucional y emprender un "pulso reformista" que "choca con la inacción" de Rajoy. "Es como esa foto del vídeo en la que aparece hablando en catalán. Se ve a un político paralizado, con los ojos asombrados y con la mente en blanco, la viva imagen de la inacción política en nuestro país", ha aseverado.

Según Sánchez, España tiene que "salir de inmovilismo" y "abrazar el reformismo". "Me comprometo solemnemente ante esta Cámara y ante los españoles a reconstruir la unidad de Cataluña en la Moncloa y también a articular mejor la unidad de España con la reforma constitucional que se abrirá paso en la próxima legislatura cuando usted deje de ser presidente", ha espetado a Rajoy.

El líder del PSOE incluso le ha echado en cara a Rajoy que no compareciera el mismo 27 de diciembre por la noche para valorar los resultados de las catalanas y no "diera la cara". Según ha dicho, lo hizo el día siguiente "presionado" por los medios de comunicación y sólo aceptó dos preguntas. Rajoy ha respondido después a Sánchez que él ni siquiera aceptó preguntas de periodistas el día 27.

RAJOY A SANCHEZ: "USTED HA JUGADO A LA EQUIDISTANCIA"

Asimismo, Rajoy ha echado en cara al secretario general del PSOE que haya "jugado a la equidistancia" en Cataluña, colocándose "a la misma distancia de quien estaba defendiendo la Constitución española y la soberanía nacional" y de quien estaba lanzando "un desafío al Estado apostando por la independencia". "Con tal de criticar al Gobierno por lo que se ve, vale todo", se ha quejado.

Es más, ha acusado a Sánchez de haber dado la alcaldía a "grupos independentistas" en algunos municipios de Cataluña con tal de que el PP no gobernara, algo que, a su juicio, evidencia que para el PSOE "vale cualquier cosa" para estar contra el PP, incluso "actuar por encima de las convicciones".

Y una vez más le ha emplazado a concretar qué quiere reformar de la Carta Magna. "Si no vamos a pensar que estamos ante un mero eslogan y que no sabe qué quiere reformar, que es exactamente lo que está ocurriendo", ha afirmado.

Sobre el "problema catalán", el presidente del Gobierno ha dejado para la próxima legislatura la búsqueda de una solución. Según ha dicho, "con diálogo, con finura y sin ansiedad" lo tendrá que resolver "en el futuro".

UN BALANCE "POSITIVO" DE LEGISLATURA

Durante su intervención, el jefe del Ejecutivo ha aprovechado para presentar "un balance positivo" de estos años porque "la situación económica está mucho mejor de lo que estaba al principio de la legislatura".

Es más, ha subrayado que en España se están llevando "de una manera ordenada" la crisis de refugiados, a diferencia de lo que está pasando en otros países. También ha destacado que han bajado el número de huelgas y manifestaciones, y hay unas "relaciones institucionales razonables" tanto con los empresarios como con los sindicatos.