Mariano Rajoy comparece tras la reunión del Consejo de Ministros y asegura que se defenderá el "imperio de la ley"

Descarga el fichero

Mariano Rajoy durante su comparecencia ante los medios

Informativo mediodía

| 07.09.2017

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado hoy que no renunciará "a nada" para impedir que los independentistas catalanes "liquiden de un plumazo" el modelo de convivencia democrático marcado por la Constitución y las leyes. "Nadie va a vacilar a la hora de cumplir con su deber. La democracia responderá, lo hará con firmeza, con aplomo, con serenidad y con dignidad", ha proclamado Rajoy en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa para anunciar las medidas legales del Gobierno para afrontar el desafío soberanista.

En una extensa declaración, el jefe del Ejecutivo ha advertido al Gobierno de la Generalitat de que "lo que no es legal, no es democrático", y ha garantizado que el Gobierno defenderá "el imperio de la ley", que es "garantía" de convivencia democrática. Ha reconocido ser consciente de sus "obligaciones" como presidente de Gobierno, de lo que "se espera" de él y de la "gravedad" del momento que se vive en Cataluña tras las decisiones adoptadas ayer por el Parlament y la propia Generalitat, y a renglón seguido ha remarcado que no renunciará "a nada" para impedir que se acabe con el actual modelo de convivencia.

De "autoritarias" y "antidemocráticas" ha calificado las últimas actuaciones de los independentistas catalanes, un "espectáculo" democráticamente "deplorable", y ha defendido que todos los ciudadanos tienen derecho a decidir sobre la soberanía nacional, porque "a todos les pertenece".

Lo ocurrido en el Parlament supone a su entender "uno de los mayores golpes que han sufrido las instituciones catalanas en toda su historia".

Mariano Rajoy ha lanzado varios mensajes, uno de ellos dirigidos a los ciudadanos de Cataluña y a los funcionarios de esta comunidad. Les ha dicho que "estén tranquilos" porque "nadie les puede obligar a hacer nada ilegal", ya que, si bien la ley les obliga, "también les protege y les defenderá frente a cualquier arbitrariedad".