Margarita García nos enseña a hacer esas salsas que nos vuelven locos

Descarga el fichero

Margarita García, de GastroAmantes nos descubre las mejores recetas de salsas, que bien utilizadas elevan a la categoría de superior una sencilla carne o pescado.

SALSA ROUILLE

Sencilla, intensa y muy francesa. Ideal para pescados blancos, canapés de ahumados, sándwiches, mariscos, arroces y para darle sabor y cuerpo a las sopas de pescado.

Ingredientes

- 1 taza grande de mayonesa

- 1 pimiento rojo morrón

- 1 diente de ajo

- pizca de pimentón picante

- Sal

- Pimienta

- Aceite de oliva

Preparación

1. Asamos un pimiento rojo morrón entero con un poquito de aceite y sal durante 20-25 minutos a 180º.

2. Una vez frío retiramos la piel y las semillas y lo ponemos en un vaso batidor junto al diente de ajo, el pimentón picante al gusto, la sal, la pimienta y un cordón de aceite de oliva. Batimos hasta obtener una suave y sedosa crema.

4. Llevamos el resultado a un bol y lo mezclamos con la mayonesa haciendo movimientos suaves y envolventes hasta estar completamente integrada. Si te quedara muy espesa puedes añadir caldo de pescado y darle la textura que desees.

SALSA CHIMICHURRI

Es considerada la salsa más emblemática de Argentina, para acompañar a sus legendarios asados, aunque también lo usan con chorizos y pescados.

Se conserva durante semanas y también podéis utilizarla para alegrar unas brochetas de pollo, patatas asadas, untar bocadillos o darle un toque especial a las ensaladas de legumbres.

Ingredientes

- ½ taza de aceite de oliva

- ¼ taza de vinagre blanco

- 1 ramillete pequeño de perejil

- 3 dientes de ajo

- ¼ pimiento rojo dulce picado

- 1 cayena

- 1 cucharadita de orégano

- 1 cucharadita de semillas de comino

- 1 hoja de laurel

- 1 ramita de romero

- 1 ramita de tomillo

- 1/4 cucharadita de sal

Preparación

1. Triturar todos los ingredientes sólidos en un procesador de alimentos con 3 golpes secos.

2. Poner el resultado en un recipiente, añadir el vinagre, la sal y mezclar para integrar.

3. Por último el aceite de oliva, incorporarlo muy poco a poco e ir removiendo suavemente hasta incorporarlo por completo.

4. Dejad 24 horas a temperatura ambiente para que crezca en sabor e intensidad.

SALSA DE AZAFRÁN

Quedaréis de lujo siempre que la presentéis en vuestra mesa. Engrandece el sabor a todo tipo de pescados blancos, en carpaccios de marisco es todo un acierto y aporta toques muy seductores a ceviches, tartares y brochetas de verduras.

Ingredientes

- 3 cebolletas

- 1 cucharada de harina

- 1/2 cucharadita de filamentos de azafrán

- 200 ml de caldo de pescado blanco

- Sal

- Pimienta blanca

- 4 cucharadas de aceite de oliva

Preparación

1. En una cazuela poner una fina capa de aceite de oliva y rehogar las cebolletas cortada en finas láminas. Cuando estén brillantes y tiernas salpimentar al gusto. Espolvorear una cucharada de harina y freírla durante un par de minutos sin parar de remover.

2. Añadir las hebras de azafrán y por último verter el caldo de pescado blanco. Según tome temperatura los filamentos del azafrán se hidratarán y empezarán a perfumar y a dar color a la salsa.

3. Cuando consigáis una suave y ligera crema, volcar el resultado en un vaso batidor y triturar hasta conseguir una cremita homogénea.

4. Pasad de nuevo el resultado por un colador de malla fina para eliminar cualquier solido que haya podido quedar y así obtendréis una salsa aterciopelada e increíblemente suave. Si os quedara demasiado espesa podéis añadir un poquito más de caldo de pescado, y si os quedara demasiado liquida, probad a diluir en un poquito de agua o caldo, algún espesante tipo harina de maíz.

SALSA TZATZIKI O SALSA DE PEPINO

Podéis utilizarla en ensaladas, sándwiches, wrap vegetales o para acompañar a los rellenos de pan de pita. Añadida también a unos espárragos blancos, crudités de verduras, carnes y pescados, resulta excelente.

Ingredientes

- 1 yogur griego azucarado

- 1 pepino

- 1 diente ajo

- Perejil

- Zumo de una lima

Preparación

1. Rallar el pepino y el ajo.

2. Recoger todo lo rallado con las manos limpias y presionar para eliminar todo el agua. Después ponedlo en un bol limpio e incorporar el yogur griego azucarado, el perejil y el zumo de media lima al gusto. Mezclar con una cuchara para integrar y listo.

SALSA DE SETAS

Siempre resulta acertado tener preparada una estupenda salsa de setas baja en calorías, para acompañar arroces, pastas, o un buen entrecot a la parrilla.

Ingredientes

- 250 gramos de setas

- 3 cebolleta alargadas

- 2 dientes de ajo

- 1/2 cucharada de romero fresco picado

- 150 ml de leche evaporada

- Perejil

- Sal

- Pimienta

- Nuez moscada

- Aceite de oliva

Preparación

1. En una sartén verter una fina capa de aceite de oliva y suavizar la cebolleta y los ajos cortados en láminas. Una vez brillantes y tiernos añadir el romero y freírlo unos segundos.

2. Agregar las setas cortadas y cocinar hasta que algunas empiecen a tostarse. Poner sal, pimienta, nuez moscada al gusto y mezclar para integrar.

3. Echar la leche evaporada y remover. Cuando comience a hervir, mantenerlo al fuego 1 ó 2 minutos más y retirar de la fuente de calor.

MOJO PICÓN ROJO

Todo aquel que visita las Islas Canarias prueba y compra su famoso mojo picón.

La pareja perfecta de sus célebres papas, y también de sus carnes, pollo, pescado o de sus tradicionales quesos.

Ingredientes

- 2 pimientos choriceros

- 5 dientes de ajo

- 1 cucharada pequeña de pimentón dulce

- 1/4 cucharada pequeña de pimentón picante (opcional)

- 1 cucharada pequeña de cominos

- 1 cucharada de pan rallado

- Sal

- Pimienta

- 50 ml de vinagre blanco

- 120 ml de aceite de oliva

Preparación

1. Poner a remojo la noche anterior los pimientos choriceros para que se rehidraten. Por la mañana abrirlos y retirar toda su carne desechando la piel y las semillas.

2. En un procesador de alimentos volcar los ajos pelados, la carne de los pimientos, el pan rallado y los cominos. Triturar hasta obtener un puré.

3. Agregar al vaso batidor el resto de los ingredientes, excepto el aceite de oliva y volver a triturar. Una vez conseguida la textura de una crema espesa ir añadiendo poco a poco el aceite de oliva hasta conseguir una suave crema. Probad y rectificar al gusto.