La religiosa curada de ébola, Paciencia Melgar, no guarda rencor por no haber sido repatriada

Descarga el fichero

Paciencia Melgar (Archivo)

Informativo mediodía

| 20.10.2014

La hermana Paciencia Melgar, compañera de los religiosos Miguel Pajares y Juliana Bonoha en el hospital San José de Monrovia (Liberia), ha asegurado que no guarda rencor "por no haber podido venir a España cuando tenía el virus" y ha mostrado su alegría por "poder hacer el bien" ayudando a Teresa Romero.

En su primera comparecencia pública tras haber superado el ébola, la religiosa de la Congregación de las Misioneras de la Inmaculada Concepción ha querido contar, con una amplia sonrisa, su testimonio vital y mostrar su intención de colaboración con los posibles infectados por el virus del ébola.

La misionera consiguió superar la enfermedad y una vez dada de alta en Monrovia se le pidió que volase a España para donar su sangre inmunizada al religioso Manuel García Viejo, infectado por ébola en Sierra Leona, pero falleció el mismo día en que llegó Paciencia a España.

Su plasma sí ha sido utilizado para tratar a la auxiliar de enfermería Teresa Romero, que ha dado negativo en la última prueba PCR y por tanto que existe cero carga viral de ébola. La hermana Paciencia, que permaneció en Liberia cuando fueron repatriados Pajares y Bonoha, y la misionera Ángela Granada, quien le acompaña en esta comparecencia, han alertado de las consecuencias que esta enfermedad está causando en África occidental.

Más sobre: ÉbolaSuscrbeteSuscríbete