La música, estrella de las fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma

Descarga el fichero

Informativo mediodía

| 06.08.2015

La música será la estrella de la programación de las fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma, las más castizas de la ciudad, que arrancan este jueves a las 21.00 horas en la plaza de Cascorro con tres trabajadoras de los Servicios Sociales del Distrito Centro madrileño como pregoneras.

Hasta el día 16 de agosto, el distrito vivirá sus fiestas para las que el Ayuntamiento ha pedido la participación ciudadana, "clave" para la celebración de los festejos, según el concejal de Centro, Jorge García Castaño. Con la elección de tres trabajadoras sociales como pregoneras el Ayuntamiento quiere reconocer "lo mejor que tenemos en el distrito, la plantilla de trabajadores", y enmarca el gesto en su política de cambiar la ciudad "con su gente".

DIEZ DÍAS DE MÚSICA

Durante diez días la música será la estrella de las fiestas, con las actuaciones de Rosendo -encargado de poner el broche final el día 16 de agosto en Las Vistillas-, Hatmakers, Doctor Snake, Sal de mi vida, Ñu, El Zurdo, Mikel Erentxun, Bongo Botrako, Señor Chinarro y Amparo Sánchez.

Los escenarios principales de las fiestas, dice el Ayuntamiento, se sitúan de nuevo "en los rincones más emblemáticos" de Centro, como Las Vistillas, la plaza de Cascorro, la calle Argumosa, la plaza de la Paja y la calle de la Paloma.

La limonada y los chulapos, el chotis y el pasodoble se repartirán por todas las calles de estos barrios, donde tendrán lugar campeonatos de mus y dominó, la elección de los personajes castizos de la Casta, la Susana, la Maja de Lavapiés, la señá Rita, el Julián y don Hilarión.

Habrá actuaciones de orquestas, concursos de baile y de tortillas o el ya habitual Festival Intercultural, con actuaciones de grupos procedentes de diversos lugares del mundo. Entre las novedades habrá un "autorretrato fotográfico" en la calle, una actividad que los organizadores, un centro de Psicología, definen como terapéutica, y una programación especial para los más pequeños, como la decoración de cupcakes, espectáculos de títeres o pasacalles.