La investigación confirma que el conductor del autocar escolar accidentado iba drogado y los niños sin cinturón

Descarga el fichero

Un autobus escolar vuelca en la M-506

Informativo mediodía

| 26.01.2017

El conductor del autobús escolar siniestrado ayer en Fuenlabrada que fue detenido y después puesto en libertad por dar positivo en cocaína mostraba tras el accidente una "clara sintomatología" de ir drogado, mientras que la mayoría de los niños que viajaban no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Según han indicado fuentes de la investigación, esas son algunas de las principales las conclusiones del informe del accidente ocurrido poco después de las 8:00 horas de ayer en una rotonda situada en el kilómetro 10 de la M-506, en Fuenlabrada, donde el autocar de la empresa Flocarbus volcó en su lado derecho, y provocó heridas leves a 21 menores.

Antes de practicarle las pruebas de alcohol y drogas al conductor, de 34 años y con 4 años de licencia para conducir transporte escolar, los investigadores de la Guardia Civil desplazados al lugar constataron que el comportamiento de hombre mostraba síntomas de haber consumido algún tipo de estupefaciente.

Una sintomatología que los agentes confirmaron al hacerle las pruebas de alcohol y drogas y dar positivo en cocaína, aunque este resultado será contrastado ahora en el laboratorio del Instituto Nacional de Toxicología, que arrojará más detalles de este consumo en un plazo de hasta un mes, según las fuentes consultadas.

A la espera de estos análisis, los investigadores suman como causa "probable" del accidente que el conductor circulaba a una velocidad "inadecuada" para la vía, de ahí que probablemente el autocar volcara. De lo que dudan es de que el siniestro fuera provocado por una avería mecánica. Aunque el informe constata que un amortiguador está en mal estado, las fuentes consultadas no creen que este fallo esté relacionado con el accidente.

El informe también señala que el autobús, de 2006, tenía instalados cinturones de seguridad pero la mayoría de los 44 escolares que viajaban no lo llevaban puesto, toda vez que los agentes han comprobado la posición y la tensión de esos cinturones en cada asiento del vehículo y han concluido que la mayoría de los ocupantes no lo usaban en el momento del siniestro.

Seis horas después del mismo, el conductor fue puesto en libertad tras pasar a disposición de la jueza de instrucción número 1 de Fuenlabrada que ordenó retirarle el carné de conducir y la licencia profesional.