La DGT vigilará con 20 nuevos radares de tramo la velocidad en vías secundarias

Descarga el fichero

Control de la DGT

Hoy en Madrid Matinal

| 21.07.2015

La Dirección general de Tráfico ha presentado en la M119, a su paso por Alcalá de Henares, la campaña de control de velocidad que va a llevar a cabo esta semana, intensificando los controles con radares móviles y ayudados por los helicópteros.

Tráfico ha anunciado su intención de que, a partir del próximo mes de septiembre, 20 radares de tramo, que hasta la fecha estaban situados en vías rápidas, pasen a ser instalados en secciones peligrosas de vías secundarias. Será la primera vez que este tipo de dispositivos se instalen en carreteras que no sean autovías y autopistas.

Además, Tráfico ha desvelado que estos equipos estarán asimismo preparados para controlar otras irregularidades, como los adelantamientos en línea continua. Y como serán capaces de leer las matrículas de los vehículos, tras una consulta en tiempo real, permitirán detectar a aquellos que circulan sin pasar la ITV o sin el seguro obligatorio.

Por otro lado, la DGT también planea instalar, a partir de la misma fecha, 'señalización inteligente' en hasta otros 20 cruces identificados por Tráfico como 'peligrosos'.

Por último, y con el fin de reducir los más de 5.800 accidentes de tráfico en los carriles bici a lo largo de 2013 que se vieron implicados ciclistas -en ellos fallecieron 69 y otros 5.425 resultaron heridos-, Tráfico establecerá, también a partir de septiembre, limitaciones ?moderadas? de velocidad y ¿de carácter temporal? en tramos de vías interurbanas que cuenten con una elevada presencia de ciclistas.

Estos tramos tendrán un máximo de 25 km de longitud, o de 15 km si la vía no cuenta con arcén pavimentado, y contarán con mayor vigilancia por parte de la Guardia Civil y por las patrullas de helicópteros de la DGT.

Tráfico consultará con las principales federaciones y asociaciones ciclistas de cada provincia o autonomía, pero todas ellas deberán cumplir varias características: ser carreteras convencionales sin elevada intensidad de tráfico, no contar con puntos negros o tramos de concentración de accidentes y disponer de un estado de conservación adecuado.