Ignacio Landaluce, alcalde de La Línea: "La visita de los hijos de la Reina Isabel han generado una tensión que es muy difícil

Descarga el fichero

Hoy en Madrid Matinal

| 12.06.2012

Los ciudadanos gibraltareños han acudido este lunes "en masa" a dar la bienvenida a los condes de Wessex, el Príncipe Eduardo y su esposa, Sophie Rhys-Jones, en el marco de una visita oficial en la que les han trasladado su "respeto, afecto y lealtad" hacia la familia real británica, según ha informado el diario 'Gibraltar Chronicle'. En plena polémica por el contencioso por las aguas territoriales que rodean el Peñón, el Príncipe Eduardo ha llegado a Gibraltar a mediodía acompañado por su mujer y ha sido recibido con el disparo de 21 salvas por parte del Regimiento militar del Peñón.

El gobernador de Gibraltar, el almirante sir Adrian Johns, y el ministro principal, el laborista Fabian Picardo, han sido los encargados de darles la bienvenida en el aeropuerto, antes de que el Príncipe, hijo menor de la reina Isabel II de Inglaterra, pasara revista a la guardia que le ha rendido honores y que estaba compuesta por militares de los tres ejércitos. Los llanitos, según el 'Gibraltar Chronicle', se han agolpado en el aeródromo para recibir con banderas británicas y pancartas a los dos miembros de la familia real, que está celebrando este mes el sexagésimo aniversario de la coronación de la reina Isabel.

"El centro de la ciudad tenía tanta gente esperando a saludarles que el paseo desde la Piazza hasta el convento se ha prolongado casi una hora más de lo que estaba previsto", ha indicado el rotativo gibraltareño en su edición digital. En un comunicado, el Gobierno gibraltareño ha asegurado que los condes han recibido una "calurosa" bienvenida por parte de todos los sectores de la comunidad gibraltareña. "El pueblo de Gibraltar les ha hecho estar orgullosos", ha afirmado el ministro principal, Fabian Picardo, que ha regresado este fin de semana tras asistir a los actos oficiales del denominado Jubileo de Diamantes de la reina Isabel en Londres. "Queríamos mostrar a su majestad nuestro respeto, afecto y lealtad en el año del Jubileo de Diamantes y el pueblo de Gibraltar ha salido en masa a dar la bienvenida a nuestros visitantes de la Realeza", ha destacado el político laborista.

La visita de los condes de Wessex al Peñón, que se prolongará hasta este miércoles, ha provocado que el Gobierno español transmita al Ejecutivo británico su "disgusto y malestar" por el viaje del Príncipe Eduardo y su esposa. España siempre ha protestado cada vez que un miembro de la familia real británica ha pisado Gibraltar. El último de estos episodios tuvo lugar en marzo de 2009, con la visita de la Princesa Ana, única hija de la Reina de Inglaterra. Gibraltar ha recibido desde el año 1993 una decena de visitas de miembros de la Familia Real británica, quienes regresan periódicamente al Peñón con el fin de afianzar los lazos de este territorio dependiente de Reino Unido, cuya soberanía reclama España. Cada una de estas visitas ha recibido la correspondiente protesta formal por parte del Gobierno español, si bien desde el año 1981 no se ha vuelto a repetir una visita tan polémica como la que supuso la presencia del Príncipe Carlos de Inglaterra y Diana de Gales, quienes comenzaron allí su luna de miel.