Hoy en Madrid Tarde. Miércoles 23 de Noviembre de 2011

Descarga el fichero
23.11.2011

A los que amamos con pasión la radio, nos pasa como con el cerdo, nos gusta hasta en sus andares. Siguiendo el símil, nos parece sensacional hasta cuando los radiofonistas se equivocan, o se repiten más que el ajo. Nos gusta con sus errores y sus aciertos. Saldriamos a la calle con una pancarta que pusiera. Yo… un corazón y la radio… Me aconsejaba un gran maestro... que en antena, nunca se debe pensar en la siguiente idea antes de pronunciar el último argumento. Porque pasa como con la calle 30 en hora punta... Cuando hablamos por el micrófono deberíamos saber cuál es la palabra que viene después. Y si no sale… pues un sinónimo. Conviene anotarse algún dato para no caer en los patinajes verbales, algunos nos quedan muy artísticos... otras veces tiramos de muletilla como los toreros. Aunque lo de las muletillas viene más bien por su parecido a las muletas que utiliza una persona con dificultades para poder caminar.

Las muletillas son las apisonadoras del lenguaje verbal...Cubren baches y huecos producidos por la ausencia de la palabra justa para la frase que se está expresando en ese momento.Entre las más frecuentes, que cada uno elija la suya:

ESTO... EHM... ¿ESTÁ CLARO?... ¿VALE?... ¿QUE?....EH... ES DECIR... ¿NO?

O SEA... ENTONCES... Y......BUENO...PUES... ¿SÍ? ¿ME EXPLICO? ¿ENTIENDES? o ¿ ME ENTIENDES? ...CLARO...

No está mal preguntar al público ¿está claro? Lo malo es preguntarlo todo el tiempo. Después de cada afirmación, de cada frase. Casi todas las muletillas, utilizadas dentro de un contexto coherente, son palabras como cualquier otra.