Hoy en Madrid Tarde. Jueves 17 de Noviembre de 2011

Descarga el fichero
17.11.2011

Seguramente que hay expresiones en nuestro idioma que no necesitarían explicación. Pero desde que oímos a una famosa del distrito de San Blas decir que no hay que confundir 'churras con meninas' nos vemos empujados a aclarar que es difícil confundir a una oveja con un ser humano.

Porque las famosas meninas del cuadro de Velázquez son dos damitas que acompañan a la Infanta niña. La palabra «menina» es de origen portugués y es el equivalente a «paje» en femenino. Así se llamaba a las hijas de personajes de la nobleza que entraban en Palacio como doncellas de honor de las Infantas y las acompañaban en su séquito a todas horas. Sólo recibían este apelativo hasta que les llegaba el momento de la puesta de largo.

Aclarado este punto… lo que no hay que confundir son las churras con las merinas… dos tipos de ovejas… En principio, cualquiera de los que vivimos en la ciudad seríamos incapaces de distinguirlas, pero un buen pastor sí… porque aunque una por una son fáciles de distinguir, una vez perdidas en la multitud del rebaño es complicado y laborioso separar unas de otras. Esa sería la explicación del dicho popular…Y ya... Pero no, hay más… Las Churras son ovejas autóctonas de Castilla… muy apreciadas por su carne y su leche… Por el contrario, las merinas provienen del Sur… de Andalucía… y son las mejores para producir lana.

Así que... no confundir churras con merinas es más bien no MEZCLAR churras con merinas… no interesa mezclar las ovejas que dan buena carne y leche con las que dan buena lana. Mezclando churras con merinas se obtendría peor lana que la merina pura, y la carne y los quesos serían menos sabrosos que los obtenidos con ovejas churras.