Gordo se ve víctima de una "cacería" que busca impulsar otras políticas en IU

Descarga el fichero

Informativo mediodía

| 03.02.2015

Gregorio Gordo, ha asegurado que se siente sometido a "acoso" y a una "cacería" que sirve de "tapadera" para impulsar "otro tipo de políticas" en Iu que, a su juicio, pueden ser "legítimas" pero no comparten la mayoría de afiliados del PCE y de IU.

Gordo se ha pronunciado así, tras la reunión de la Junta de Portavoces de la cámara regional, tras suspenderlo ayer de militancia el PCE de forma cautelar -junto a Ángel Pérez, portavoz de IU en el Ayuntamiento- por haber desoído las peticiones de la dirección federal de IU a raíz de la gestión en Caja Madrid.

El portavoz de IU en la Asamblea se ha declarado dolido por la decisión del PCE, que ha tachado de "anómala" y no prevista en el orden del día de la formación, pero ha remarcado que, a efectos prácticos, no "altera" en absoluto su condición de portavoz parlamentario.

La suspensión de militancia en IU de los dos dirigentes, a los que la dirección federal responsabiliza políticamente del comportamiento de los consejeros del partido en Caja Madrid y del escándalo de las tarjetas opacas, se discutió el pasado viernes en una reunión extraordinaria de la Presidencia federal de IU.

Una medida que pedían, entre otros, el candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, y la mayor parte de los coordinadores regionales, así como los candidatos de IU a la Comunidad de Madrid, Tania Sánchez, y al Ayuntamiento de la capital, Mauricio Valiente, elegidos en primarias y enfrentados con Gordo y Pérez.