Entrevista a Roberto Trashorras, jugador del Rayo Vallecano.

Descarga el fichero

El Partido de la Una

| 02.10.2012

Se formó desde 1996 en las categorías inferiores del FC Barcelona donde militó hasta el 2003, y donde se ganó su apodo de la brujita del mini por su parecido con el futbolista Juan Sebastián Verón. En un principio jugaba como delantero centro, pero sus numerosas asistencias en Segunda B con el equipo filial llamaron la atención de su entrenador (y ex-futbolista del Celta de Vigo) Quique Costas, que lo reconvirtió a la posición de mediapunta. A sus 20 años, tras una gran temporada en el filial, el entonces entrenador del primer equipo Carlos Rexach lo llamó para realizar la pretemporada. Fue así como el 8 de agosto de 2001, el Fútbol Club Barcelona se enfrentaba al Wisla Cracovia en la fase de clasificación para la Liga de Campeones de la UEFA; y en el minuto 86, con el partido 3-4 a favor de los azulgranas, Trashorras entró en el terreno de juego sustituyendo a Luis Enrique, y debutando con el primer equipo. Su debut en Primera División se vio postergado hasta el 7 de octubre de 2001, cuando fue convocado para el partido de liga en Riazor frente al Deportivo de la Coruña, junto con el también canterano Fernando Navarro; ya que muchos jugadores de la primera plantilla tenían compromisos internacionales. Trashorras entró en el minuto 68 sustituyendo a Alfonso Pérez Muñoz, con el marcador 2 a 1 a favor del Deportivo. Rexach le situó de extremo derecho, y a punto estuvo de marcar el gol del empate en un rechace de un saque de esquina.Finalmente, el partido acabó con la victoria de los coruñeses por 2 a 1.

El 30 de agosto de 2003, tras darle el presidente Joan Laporta la carta de libertad se marcha al filial del eterno rival, el Real Madrid de Carlos Queiroz. Sin embargo, tras dos años no llegó a debutar con el primer equipo. El 19 de octubre de 2005 abandona la disciplina merengue para fichar por el CD Numancia hasta el final de la temporada 2005-06. Durante el verano del 2006 tuvo ofertas de equipos extranjeros, pero su negativa a marcharse del fútbol español hizo que, en octubre de ese mismo año, recalase en la UD Las Palmas. Dos años después terminó contraro con la UD Las Palmas, y tras valorar muchas ofertas finalmente recaló en el Celta de Vigo, firmando un contrato por cuatro temporadas. Al finalizar la temporada en 2011 el Celta le instó a fichar por otro conjunto con el fin de ahorrarse su alta ficha. Recibió ofertas de clubes ingleses, entre ellos el Fulham FC pero las rechazó.