Entrevista a Pedro Luis Sanz Carlavilla, Alcalde de Meco.

Descarga el fichero

Hoy en Madrid Matinal

| 06.06.2012

Un millón de superávit sobre un presupuesto de nueve millones de euros. Meco ha cerrado el ejercicio 2011 con un resultado del que muy pocos municipios españoles pueden presumir. La "previsión prudente de los ingresos y la firme contención del gasto corriente" es una de las claves que sitúa a los gestores de la localidad como una referencia a nivel nacional. La clave de los buenos datos económicos que maneja el Ayuntamiento está en la "responsabilidad y sensatez con la que gestionamos el dinero de todos", dice el alcalde Pedro Luis Sanz Carlavilla. "La receta es sencilla pero requiere de un esfuerzo que muchos políticos no se plantean hacer: gastar menos de lo que se ingresa es muy fácil pero implica tener que decir a muchas cosas que no. En Meco -asegura el edil- reflexionamos día a día sobre qué servicios debemos prestar, qué obras son prioritarias, qué gastos son prescindibles y sobre qué base sólida debe asentarse el futuro de nuestra localidad". Lo cierto es que Meco, por cuarto año consecutivo y en época de crisis, cierra el ejercicio gastando menos de lo que estaba previsto pero sin dejar de invertir dinero en mejoras para la localidad. Para el regidor popular "los resultados evidencian que estamos llevando a cabo una gestión responsable, deseable, prudente, eficaz, sostenible y transparente".

Concluido el primer año desde la celebración de las elecciones municipales de 2011 toca balance de gestión. En lo económico Meco ha mantenido los excelentes datos de sus últimos años con Pedro Luis Sanz Carlavilla como regidor. Ha vuelto a conseguir superávit y es de los pocos ayuntamientos del país que no tiene facturas pendientes de pago con sus proveedores y que ha evitado, por ello, hacer un plan de ajuste. En lo administrativo, el gobierno local ha dado un paso de gigante para eliminar trámites engorrosos a lo hora de otorgar licencias de obra y de actividades económicas. Una medida, esta última, que pretende fomentar la iniciativa empresarial y sentar la base para las oportunidades de empleo. Unido a ello, el Ejecutivo ha impulsado la transparencia en el gobierno con más información, liberalización de horarios para la atención al público y la creación de los concejales de barrio, cuyo fin es conocer los problemas más cercanos de los mequeros y proponer a cada uno de ellos una solución.