Entrevista a Paloma Paso Jardiel, Ramón Paso y Mariano de Paco, protagonistas de 'Huevos con Amor'

Descarga el fichero

Hoy en Madrid

| 12.01.2016

Invitados: Paloma Paso Jardiel, Ramón Paso y Mariano de Paco, protagonistas de la obra de teatro Huevos con Amor, que se representa en El Centro Cultural de la Villa presenta en la sala Fernán Gómez.

Es la historia de Carmela, un ama de casa, que, después de haber sobrevivido a una madre adicta a los marcianos, un marido que iba para cocinero, pero acabó de criminal, y una hija desequilibrada, se plantea el suicidio como solución a su vida familiar. Paloma Paso Jardiel interpreta este monólogo cómico y tierno, escrito por Ramón Paso y dirigido por Mariano de Paco. La nieta y el biznieto de Jardiel Poncela por primera vez juntos en un escenario.

Enrique Jardiel Poncela es uno de los nombres más importantes del panorama teatral español, siendo Paloma Paso Jardiel y Ramón Paso la continuación viva de su forma de hacer y de entender el teatro. De manera que este monólogo se convierte en una ocasión única, aunque sólo fuese por la curiosidad, de comprobar cómo ha evolucionado el teatro de este gran autor.

Huevos con amor es un monólogo cómico, fresco y original, que parte de una situación reconocible para los espectadores – ¿quién no ha dicho nunca, ¡no puedo más, no lo aguanto! – y ahonda con mucho humor en lo hermoso que hay en la vida. Esta comedia , siendo gamberra y desenfadada, deja en la boca de los espectadores un sabor dulce, por cómo se combinan las risas con la ternura, de igual forma que hacía Jardiel en sus piezas.

Y, además, el formato con humor – un monólogo confesado al público – convierte la pieza en algo muy identificable, en algo que toca de cerca. La esencia de la pieza es Carmela, una mujer igual que todas las demás, pero en gracioso, contándote su vida...c ontándotela como si sólo lo hiciese para ti y de una manera llena de humor, disparate, ternura y frescura.

¿Qué sucede cuando todas tus expectativas vitales se hacen añicos? ¿Qué ocurre cuando la gente que hay a tu alrededor no te quiere para nada más que para utilizarte? ¿Qué pasa cuando, a los sesenta años, en lugar de empezar a disfrutar de una vida relajada, no te queda otra que cuidar de un bebé de un año al que ni siquiera te habías planteado si querías cuidar?

En un momento en el que parece que todo lo que sucede en España es horrible – corrupción, paro, crisis, pobreza... – esta comedia agresiva y negra nos demuestra que las cosas antes de mejorar, siempre parecen empeorar. Carmela tiene una vida muy desagradable, pero no pierde el sentido del humor, y, al final, encuentra un motivo para seguir adelante. Si ella puede, todos podemos.

Y todo esto se cuenta con mucho humor, pero un humor que te conmueve, un humor que a veces te congela la sonrisa en la cara, un humor que, incluso, puede hacer daño. Porque la vida es agridulce y está llena de subidas y bajadas. Y la historia de Carmela es eso, la historia de una vida.