El Teléfono ANAR recibió 1.920 llamadas de niñas por violencia de género en 2014

Descarga el fichero

Campaña contra la violencia machista

Informativo mediodía

| 14.05.2015

La Fundación Anar ha advertido de que durante el año 2014 ha atendido un total de 1.920 llamadas de orientación especial motivadas por la violencia de género, lo que supone un incremento del 24,4 por ciento en comparación con el año anterior, en el marco del programa Teléfono Anar, y que constituye una línea de ayuda a la infancia y a los adolescentes.

Asi lo ha explicado la directora del Teléfono Anar, Leticia Mata, durante una mesa redonda sobre el ciberacoso y la violencia de género entre adolescentes, donde ha enfatizado que, del total de llamadas atendidas en ese periodo, 1.642 se trataban de menores preocupados por la violencia de género existente en su entorno familiar, mientras que las 278 restantes provenían de jóvenes que estaban sufriendo violencia por parte de su pareja o expareja sentimental.

"Cada llamada requiere una atención especial. El compromiso del teléfono Anar es escucharles, acompañarles, que en ningún momento se sientan solos; les ayudamos a identificar la violencia que están padeciendo y a salir de ella", ha recalcado Mata, quien ha confesado que, desde que pusieron en marcha esta línea de ayuda en 1994, han recibido un total de tres millones de llamadas.

Así las cosas, ha recalcado, que dicho incremento en el número de llamadas, que se produce principalmente desde 2009, viene motivado también por una mayor concienciación de buscar ayuda profesional ante este tipo de situaciones. En la misma línea se ha expresado Elena Palacios, jefa del área de seguimiento y control de la violencia en el ámbito familiar de la Policía Nacional, quien ha precisado que el incremento del número de denuncias por violencia de género no necesariamente tiene que ver con un aumento de los casos.

Más bien a su juicio se debe a que hay más recursos y las víctimas se atreven a denunciarlo. Al respecto las dos ponentes han pedido mayor nivel de implicación de la sociedad para luchar contra esta lacra y han recordado que si hay mujeres que no se atreven a dejar a su agresor es porque "no saben cómo salir de esa situación y son dependientes emocionalmente" del mismo, de ahí la necesidad de facilitarles las herramientas necesarias.