El Gobierno espera que el paro baje del 15% en 2019, con 20 millones de ocupados

Descarga el fichero

Soraya Sáenz de Santamaría

Informativo mediodía

| 29.04.2016

El Consejo de Ministros ha aprobado el Programa de Estabilidad 2016-2019, que incluye una senda de reducción de la tasa de paro que lo sitúa en el 14% en 2019. Concretamente, la nueva senda de reducción del desempleo, prevé una tasa del 19,9% en 2016, del 17,9% en 2017, del 15,8% en 2018 y del 14% en 2019 en términos de Contabilidad Nacional.

Según ha adelantado en rueda de prensa la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, esta reducción equivale a una rebaja de alrededor de 1,8 millones de parados en estos cuatro años y la recuperación de los niveles de ocupación que tenía la economía española antes de la crisis, hasta los 20 millones de ocupados, en términos de Encuesta de Población Activa (EPA).

También en estos términos, el Gobierno prevé un tasa de paro del 18,7% en 2016, que descenderá hasta el 13% en 2019. Este porcentaje se situó al cierre del primer trimestre de este año en el 21%, según la última EPA.

Se trata de una de las principales novedades que aún no se conocían del cuadro macroeconómico que el Gobierno remitirá a Bruselas para su evaluación, junto al Plan Nacional de Reformas, que también se ha aprobado.

MODERACION DEL CRECIMIENTO ECONOMICO.

Así, como se había adelantado, el PIB crecerá un 2,7% en 2016, un 2,4% el próximo año y se estabilizará en una tasa de avance del 2,5% los dos años siguientes. Tras estas cifras, el consumo privado se moderará en los próximos años, pasando de un crecimiento del 3,2% este año, al 2,6% en 2017 y al 2,4% en 2018 y 2019. Del mismo modo, el consumo de las administraciones públicas crecerá un 1% en 2016 y se moderará hasta el 0,7% en 2019.

Por su parte, las inversiones crecerán un 5,6% en 2016, para hacerlo ligeramente por debajo del 5% en los tres años siguientes. En el caso de la inversión en construcción, la progresión será de menos a más, pasando del 4,5% al 4,8% entre 2016 y 2019.

El cuadro macroeconómico refleja también que la contribución al PIB de la demanda nacional irá reduciéndose durante los próximos años, en sentido contrario que las exportaciones. La demanda interna crecerá un 3,1% en 2016, un 2,6% en 2017 y un 2,5% en los años siguientes, frente a los avances de las ventas al exterior en esos años del 5,3%, 5,7%, 5,6% y 5,7%, respectivamente.