El Gobierno de Madrid aplica medidas desde el viernes para evitar el ciberataque global

Descarga el fichero

El portavoz de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido

Informativo mediodía

| 16.05.2017

El Gobierno madrileño ha garantizado desde el pasado viernes la protección de los sistemas informáticos de la administración regional y la prestación de los servicios esenciales ante el ciberataque global, con medidas como limitar la entrada de correos electrónicos externos a la red o la navegación por internet.

El portavoz del Gobierno, Ángel Garrido, ha explicado en rueda de prensa que el mismo viernes, día en que se produjo el ciberataque a escala mundial, el Ejecutivo decidió crear de forma inmediata un gabinete de crisis encabezado por la consejera de Economía, Empleo y Hacienda, Engracia Hidalgo, junto al viceconsejero de Hacienda y Empleo y el consejero delegado de la Agencia Madrid Digital.

Gabinete que en primera instancia realizó un análisis de la situación en la Comunidad de Madrid y adoptó medidas para prevenir o mitigar los efectos de un posible ataque. El objetivo, ha recalcado Garrido, era proteger la red institucional a través de la cual se prestan servicios esenciales para los ciudadanos, como la educación o la sanidad.

Y, de hecho, ha subrayado que hasta el momento las medidas preventivas han surtido efecto y "no ha habido daños" en la red. Este gabinete está trabajando "en coordinación permanente" con los centros nacionales especializados en materia de seguridad de la información, y ha adoptado medidas para garantizar que los servicios se prestan con la mayor seguridad.

Todos los sistemas de información "han estado operativos en todo momento" desde el viernes, ha dicho Garrido, que ha insistido en que durante estos días se ha puesto especial atención en los sistemas informáticos de los servicios críticos y de emergencias.

Para contener la propagación del ataque y su posible intrusión en la red informática regional, de manera temporal se han puesto en marcha medidas como limitar la entrada de correos electrónicos externos a la red y se ha limitado también la navegación por internet.

Unas medidas que se mantendrán "el tiempo mínimo imprescindible para tratar de evitar posibles ataques mientras se desarrollan e instalan dispositivos que corrijan la vulnerabilidad de los productos Microsoft instalados en los ordenadores", ha explicado.