El Gobierno apoya que Adou se reúna con su madre, si se dan las condiciones

Descarga el fichero

Niño introducido en una maleta

19.05.2015

El Gobierno es partidario, "si se dan las condiciones óptimas", de que Adou, el niño que intentó cruzar la frontera de Ceuta dentro de una maleta, se reúna con su madre, que reside en Fuerteventura.

Según ha dicho a los medios de comunicación la secretaria de Estado de Asuntos Sociales, Susana Camarero (PP), su departamento ha contactado con el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Ceuta para interesarse por la situación del niño, que está en estos momentos acogido en un centro para menores. "Sabemos que está bien de salud, a pesar de que venía con una enfermedad (paludismo) y del choque psicológico que ha tenido", ha agregado Camarero.

La secretaria de Estado ha informado de que Asuntos Sociales se está planteando la "posibilidad" de llevarlo a Puerto del Rosario (Fuerteventura) con su madre, Lucie Ouattara, porque "los niños tienen que estar con sus padres".

Camarero ha apuntado que ahora se valora si esta ciudadana marfileña puede atender al niño, porque el Gobierno central "no puede pedir que el menor sea devuelto a su madre si ella no puede cuidarlo", un estudio que "está en proceso", ha añadido. "Primero hemos analizado al niño y su control sanitario ha sido correcto y, segundo, estudiamos a la madre. Si todo está bien y si se dan las condiciones, el niño volverá con ella", ha incidido Camarero.

La secretaria de Estado de Asuntos Sociales ha indicado que esa es la política del Gobierno y que así lo ha reflejado en la Ley de Protección a la Infancia, que está en el Parlamento: "Menos centros asistenciales y más atención por parte de los padres".

"El plazo lo establecerán las autoridades, que están cumpliendo con los controles necesarios. Sin embargo, lo que queremos, si es posible, es el reagrupamiento, que el niño y la madre estén en las condiciones óptimas", ha concluido Camarero. En el mediodía de ayer se produjo en Ceuta el encuentro entre Lucie Ouattara y su hijo Adou, quienes se fundieron en un abrazo en uno de los pasillos del centro de menores.