El copiloto se encerró en cabina y estrelló el avión deliberadamente.

Descarga el fichero

Andreas Lubitz

Informativo mediodía

| 26.03.2015

El fiscal de Marsella, encargado de la investigación del accidente del avión de Germanwings, ha indicado que el copiloto estaba al mando del aparato tras salir de la cabina el piloto y que a continuación accionó el seleccionador de altitud iniciando el descenso.

Así lo han revelado los datos de la primera de las cajas negras, en las que se puede escuchar al piloto llamando a la puerta para que se la abriera el copiloto, algo que no sucedió. Según ha aclarado, se escucha un ruido de respiración hasta el final, lo que indicaría que "el copiloto estaba vivo".

El fiscal de Marsella, encargado del caso del accidente del avión de Germanwings, ha indicado que la interpretación de la actuación del copiloto, que se negó a abrir la puerta de la cabina al piloto una vez que salió, indica que tenía la "intención de destruir el avión".

El fiscal ha explicado que en los últimos minutos antes de que el avión chocara contra el suelo se escucha al copiloto "respirar con normalidad", lo que indica que seguía vivo y "a priori" no sufriría ningún problema. El fiscal de Marsella ha explicado que en los últimos minutos antes de que el avión chocara contra el suelo se escucha al copiloto "respirar con normalidad", lo que indica que seguía vivo y "a priori" no sufriría ningún problema.

Pese a los reiterados golpes del piloto desde fuera, "no se escucha absolutamente nada" en el interior de la cabina, al margen de la respiración, "durante los diez últimos minutos". "Había silencio total", ha subrayado. El fiscal ha considerado que el copiloto accionó de forma intencionada el descenso del aparato.

Pese a los reiterados golpes del piloto desde fuera, "no se escucha absolutamente nada" en el interior de la cabina, al margen de la respiración, "durante los diez últimos minutos". "Había silencio total", ha subrayado. El fiscal ha considerado que el copiloto accionó de forma intencionada el descenso del aparato.

Brice Robin ha afirmado que en estos momentos "no hay nada que haga pensar en un atentado terrorista". Robin ha responsabilizado al copiloto, al que ha identificado como Andreas Lubitz, de 28 años, de haber estrellado "intencionadamente" el aparato después de quedarse al mando del mismo tras abandonar la cabina el piloto y ha indicado que estaba vivo hasta que se produjo la colisión contra el suelo.

Según el fiscal, las víctimas no se dieron cuenta de lo que iba a suceder hasta el último momento, porque en la grabación no se escuchan gritos hasta poco antes del impacto.