El caso del pederasta de Ciudad Lineal reaviva el debate sobre el control de este tipo de delincuentes

Descarga el fichero

Informativo mediodía

| 25.09.2014

El presunto pederasta de Ciudad Lineal tiene un amplio historial delictivo a sus espaldas. En el año 2006 cuando cumplía condena por la violación de una niña de seis años la Audiencia de Madrid le concedió el tercer grado por buena conducta, en contra del criterio de Prisiones y del juez de Vigilancia Penitenciaria. Su caso reaviva el debate sobre el control de este tipo de delincuentes.

Solo hay una respuesta para esa pregunta. Por qué Antonio Ortiz estaba en la calle?. Pues porque había cumplido la condena que le impuso un tribunal. Ni más ni menos. Y volverá a pasar. En base al actual Código Penal, el pederasta de Ciudad Lineal será probablemente condenado a una pena no superior a 75 años, sumando los delitos de detención ilegal y violación. Pero en el peor de los casos, apenas pasará en la cárcel 20 años. Los jueces están atados de pies y manos... el ex-juez decano de Madrid, Luis González Armengol, reconoce que las condenas a los depredadores sexuales son irrsorias

Y una vez de nuevo en la calle, se le puede aplicar medidas de control de seguimiento, como las pulseras de vigilancia. Pero la experiencia demuestra que en este tipo de criminales reincidentes, tienen escasos resultados. Es decir, no evitarán que de nuevo intente agredir sexualmente. Ante estas circustancias, surgen voces que piden un registro público de pederastas, la cadena perpetua revisable, o incluso la utilización de fármacos para anular el apetito sexual. En eso lleva años luchando Juan José Cortés, padre de Mari Luz, la niña de Huelva que fue asesinada por el pedertasta Santiago del Valle.

El proceso por el que finalmente Antonio Ortiz irá a la carcel será largo...primero estará en prisión preventiva y si es concenado, vivirá en un régimen especial en prisión para evitar esa ley no escrita entre presos del ojo por ojo para los violadores. España tiene una larga lista de pederastas y agresores sexuales que vuelven a las andadas en cuanto salen de la cárcel. Y algunos de ellos se han beneficiado de la anulación de la doctrina Parot para quedar en libertad.