Detenido en Lavapiés un peligroso atracador que asaltaba bancos con pistola

Descarga el fichero

La Policía Nacional ha detenido en el barrio de Lavapiés a un peligroso atracador de bancos que asaltaba desde hace meses entidades bancarias a punta de pistola y empuñando un cuchillo de grandes dimensiones para hacerse con el dinero de la caja que en ese momento hubiera en la sucursal.

Informativo mediodía

| 19.05.2017

La Policía Nacional ha detenido en el barrio de Lavapiés a un peligroso atracador de bancos que asaltaba desde hace meses entidades bancarias a punta de pistola y empuñando un cuchillo de grandes dimensiones para hacerse con el dinero de la caja que en ese momento hubiera en la sucursal.

Según informa la Jefatura Superior de Policía, al detenido, que fue arrestado junto con el cómplice de su último golpe, se le atribuye la comisión de varios robos perpetrados en entidades bancarias de la capital. A ellas accedía con el rostro tapado con una especie de pasamontañas, un gorro y guantes, y siempre en el momento en que los empleados varones no se encontraban en la entidad.

En uno de los robos, dejó malherido a uno de los trabajadores al golpearle en la cabeza con la pistola Los asaltantes se habían conocido en la cárcel, de hecho uno de ellos se encontraba fugado tras un permiso penitenciario y el otro había quedado en libertad en enero. Según han constatado los investigadores, los botines no eran cuantiosos, pues al detenido le bastaba con llevarse el dinero que el empleado de caja pudiera tener en ese momento guardado.

Con todo, el atracador estudiaba meticulosamente los asaltos y su huida, incluso llegó a coger en alguna ocasión varios taxis para evitar ser localizado. Tras cinco meses de investigaciones, los agentes lograron identificar a los detenidos y arrestarles en plena calle del barrio de Lavapiés. En el registro de la vivienda del principal atracador los agentes se incautaron de una pistola con su cargador y ocho cartuchos, varias prendas de vestir que empleaba para los atracos y un ordenador.

Más sobre: SucesosSuscrbeteSuscríbete