Desarticulado en Cañada Real un clan familiar dedicado al tráfico de drogas

Descarga el fichero

Cañada Real

Informativo mediodía

| 19.07.2016

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 13 personas (nueve en Madrid y otros cuatro en la localidad cacereña de Torrejoncillo) y han desarticulado un destacado clan familiar dedicado al tráfico de drogas y asentado en la Cañada Real Galiana.

Los miembros del clan estaban coordinados con pequeños traficantes del barrio de San Blas a los que surtían de droga para que éstos a su vez lo distribuyeran entre toxicómanos para evitar que se desplazaran en 'cundas' y tratar de eludir la acción policial.

Además, se han intervenido dos armas de fuego cortas aptas para el disparo, numerosos cartuchos, joyas, dinero en efectivo, unos 1.700 euros y tres vehículos. Según informa la Dirección General de Policía en un comunicado, se trata de una operación desarrollada en tres fases. En las dos primeras se detuvo a cuatro compradores que se habían trasladado desde Córdoba y Asturias para adquirir la sustancia estupefaciente.

En la tercera fase se procedió a la detención de siete personas que integran el clan familiar, dos de ellos son menores de edad y de dos personas más que, aunque ajenas al núcleo doméstico, desarrollaban la actividad delictiva en connivencia con los anteriores regentando un punto de venta en San Blas.

Nueve de las detenciones se han producido en la Comunidad de Madrid y cuatro en la localidad de Torrejoncillo (Cáceres) donde controlaban un piso como punto de venta. Los agentes detectaron que además la familia investigada invertía los beneficios obtenidos del tráfico de drogas en la compra de inmuebles en diversos municipios de dicha provincia.

ABASTECIAN A TRAFICANTES DE MADRID Y OTRAS PROVINCIAS

Este clan familiar se dedicaba desde el pequeño menudeo a toxicómanos de la Cañada Real hasta distribuir la sustancia en grandes cantidades a traficantes de distintas zonas de Madrid y otras provincias. Los policías detectaron una operación de compraventa que se iba a producir el pasado 17 de mayo en un centro comercial de una localidad cercana.

Tras producirse el intercambio, los agentes interceptaron en el kilómetro 29 de la A-4 el coche de un varón que se había trasladado desde Pozoblanco (Córdoba) para adquirir la droga. En el vehículo, oculto en el motor, se halló un paquete que contenía 525 gramos de cocaína.

Además, en una segunda fase de la operación los agentes interceptaron otra operación en la que tres personas se habían desplazado desde Gijón y habían accedido a la parcela en la Cañada Real donde el clan familiar residía para realizar una compra de sustancias estupefacientes. Su vehículo fue interceptado posteriormente por los agentes encontrándose 122 gramos de heroína en su interior.

Durante el desarrollo de la investigación se pudo comprobar asimismo que los miembros del clan estaban coordinados con varios traficantes de San Blas y que estos habían desarrollado una "estrategia" para evitar el uso de los vehículos denominados "cundas" sujetos a un efectivo control policial.

Para eludir la acción de los agentes distribuían la droga entre los toxicómanos de la zona evitando así tener que trasladarlos hasta el poblado y con ello evitar el registro de los citados coches.

Por ello, el pasado 28 de junio se inició la tercera y última fase en la que se produjo la detención de nueve personas y el registro de la parcela de la Cañada Real, así como un domicilio en San Blas y otro en la localidad de Torrejoncillos.

La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial, perteneciente a la Jefatura Superior de Policía de Madrid en colaboración con la Comisaría de Distrito de San Blas y la Comisaría de Plasencia (Cáceres).