Derrumbe en Carabanchel: 18 familias sin hogar y otras 20 sin poder entrar en sus casas

Descarga el fichero

Labores de demolición en el edificio derrumbado en Carabanchel

Hoy en Madrid Matinal

| 06.08.2015

Trece de las familias afectadas por el derrumbe de un edificio en Carabanchel están alojadas en un hotel de la capital, mientras que los demás vecinos han preferido trasladarse a casas de familiares, según el Ayuntamiento de Madrid, cuyos trabajadores sociales están atendiéndoles "de forma individualizada".

Así lo ha manifestado la concejal de Carabanchel, Esther Gómez, tras reunirse con los afectados a quienes los servicios municipales están valorando para ofrecerles "soluciones personalizadas, caso por caso".

Los vecinos del edificio colindante, el número 7 de calle Duquesa de Tamames, han podido entrar hoy a retirar de sus casas los "enseres más urgentes", al no detectar los técnicos daños estructurales en este inmueble que ha sido apuntalado, mientras que se han iniciado las tareas de desescombro y demolición del edificio derrumbado, el número 5.

Los escombros de ese inmueble serán llevados a un solar cercano, donde los servicios municipales intentarán separar todos los enseres posibles, así como documentación y objetos personales que serán puestos a disposición de los vecinos dentro de aproximadamente dos semanas en el Colegio Antonio Machado.

La concejal les ha trasladado "toda la información de la que dispone el Ayuntamiento, para darles cierta tranquilidad sobre lo que se está haciendo, y que sepan que, evidentemente, no están solos", ha dicho.

Si todo sigue estable y se confirma que la estructura no está dañada, posiblemente los vecinos del número 7 puedan volver a sus casas en el plazo aproximado de una semana, según la edil del distrito, y en todo caso "se extremarán las precauciones antes de permitir el regreso a sus viviendas".

Las familias alojadas en hoteles podrán seguir en ellos "todo el tiempo necesario hasta la búsqueda de soluciones, no hay límite temporal", aunque la intención es que "estén en hoteles el menor tiempo posible y normalizar su situación cuanto antes", ha añadido. Gómez también ha señalado que se facilitará ayuda económica puntual a las familias que lo necesiten, así como un servicio de acompañamiento en aquellos casos que la situación lo requiera.

Respecto a las relaciones entre los vecinos y las aseguradoras y administradoras de las fincas, ha dicho que pertenecen a la esfera particular, y que al Ayuntamiento lo que le corresponde es "garantizar la atención más urgente" a los afectados e informarles de todos los pasos que se están dando.

Los trabajadores del SAMUR Social valorando "cada caso, uno por uno, ya que hay familias con menores, otras solo con mayores, y poder buscar soluciones adaptadas".

El Ayuntamiento está tratando de "concertar una solución de emergencia y luego una solución más estable", y durante la reunión de hoy los vecinos presentes, cerca de un centenar, han podido expresar su situación, en un clima de "mucho dolor, a solo 24 horas del suceso" y se les está escuchando, muchos vecinos "salieron con la ropa del cuerpo", ha concluido.

Un total de 57 vecinos fueron desalojados de madrugada por los bomberos, horas antes del suceso, 36 del inmueble derrumbado y otras 21 del edificio colindante, por precaución.En la reunión también han participado responsables del departamento de Conservación y Edificación Deficiente; de Samur Social, Samur Protección Civil y trabajadores de Servicios Sociales.