Cuatro detenidos de un clan por el asesinato de un empresario en Arroyomolinos

Descarga el fichero

Informativo mediodía

| 07.03.2016

La Guardia Civil ha detenido a cuatro personas de un mismo clan por su presunta implicación en el asesinato de un hombre por un disparo de arma de fuego cometido el 29 de septiembre de 2015 en la puerta de su empresa en Arroyomolinos.

Fuentes del instituto armado han informado del resultado de la operación Servet y de las detenciones de cuatro personas de una familia con la que el fallecido -de 64 años, nacionalidad española y vecino de Batres (Madrid)- había tenido dos enfrentamientos en 2013. En uno de esos enfrentamientos, el hombre habría intentado matar a una mujer del otro clan, por lo que pesaba sobre él una orden requisitoria por homicidio en grado de tentativa desde aquel suceso.

La investigación de los hechos hizo que las sospechas se centraran en un varón de 29 y años y su padre, sobre lo que al parecer se trató de un ajuste de cuentas entre los dos clanes familiares.

A los detenidos, dos hombres y dos mujeres del mismo clan, se les imputan delitos de asesinato, tenencia ilícita de armas, falsificación de documento público y quebrantamiento de condena, ya que el presunto autor material de los disparos, que se realizaron desde un coche, se encontraba fugado de un establecimiento penitenciario madrileño.

Los hechos por los que fueron arrestados tuvieron lugar sobre las 10.15 horas del pasado 29 de septiembre, a la altura del número 71 de la calle de Miguel Servet, en el polígono industrial de Arroyomolinos. Varios trabajadores de las empresas del polígono presenciaron cómo un hombre bajó de un Opel Astra y efectuó varios disparos sobre la víctima, Juan Fernández, para después huir en el mismo vehículo a toda velocidad, con al menos otro individuo en su interior.

La víctima, que presentaba una herida de bala en el abdomen, con orificio de entrada y salida, fue trasladada por el equipo de emergencia del Summa al hospital Rey Juan Carlos de Móstoles, donde falleció sobre las 13.00 horas.

Tras el tiroteo, la familia entera se desplazó con identidades y documentación falsas a Sant Feliú de Guíxols (Girona), donde se asentaron y escolarizaron a los niños.

Más de una veintena de agentes procedentes del Equipo de Homicidios de la Comandancia de Madrid y de la Unidad Especial de Intervención (UEI) participaron en el dispositivo de entrada en el domicilio de la familia en Sant Feliu de Guíxols para llevar a cabo un registro y detener a los cuatro sospechosos el pasado día 23.

En la casa, los guardias civiles hallaron numerosa munición y dos pistolas, una de las cuales es de características similares al arma utilizada en la agresión en Arroyomolinos. Los cuatro detenidos pasaron a disposición judicial el pasado 25 de febrero y el juez ordenó el ingreso en prisión de los dos hombres.

Más sobre: SucesosSuscrbeteSuscríbete