Bomberos de la Comunidad participan en el estudio de la sima que causó el terremoto de Lorca

Descarga el fichero

Informativo mediodía

| 18.09.2015

Miembros del Grupo Especial de Rescate en Altura (GERA) del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid han descendido a la sima de la Falla de Alhama, la que causó el terremoto de Lorca en 2011, para colocar sensores de temperatura y gases a diferentes profundidades, que aportarán los datos para el conocimiento del comportamiento subterráneo y su influencia en terremotos.

El proyecto, que recibe el nombre de SISMOSIMA, está dirigido por el doctor Raúl Pérez López, del Instituto Geológico y Minero de España, perteneciente al Ministerio de Economía y Competitividad. Pruebas similares se han llevado ya en otras simas de diferentes puntos de la geografía nacional, ha informado el Ejecutivo autonómico en un comunicado.

En esta ocasión, la Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno, colabora con la participación de los miembros del GERA, expertos en todo tipo de trabajos en altura y especialmente entrenados para ello, puesto que se trata de su actividad profesional habitual.

Son ellos los que descendieron ayer por la sima para realizar los trabajos de campo previamente marcados por el director del estudio. La profundidad a la que se ha realizado estos trabajos es de 80 metros. Por las propias condiciones del lugar y la profundidad hasta la que se han tenido que descolgar, los bomberos han descendido provistos de un sistema de respiración autónoma y con protección especial para las altas temperaturas a las que se han tenido que enfrentar.

Según los estudios previos que se han realizado, en ningún caso la duración del descenso puede superar las 2 horas. La operación se ha diseñado calculando una duración total de 40 minutos para cada descenso, con dos días de diferencia en cada práctica, con el fin de reforzar las medidas de seguridad de los intervinientes en la operación.

El Grupo Especial de Rescate en Altura de la Comunidad de Madrid está formado por 50 bomberos profesionales, todos ellos expertos en actividades y trabajos en condiciones adversas y con gran conocimiento de las actividades en altura en condiciones extremas invernales.

Aunque su función principal es la búsqueda, rescate y auxilio de personas en la sierra de Madrid, en esta ocasión el gobierno regional ha autorizado su participación en esta sima de Murcia debido a la importancia del estudio y porque se entiende que la actividad de los bomberos como servicio público transciende la labor cotidiana por la que habitualmente son conocidos.