Aquí no hay playa. Programa del miércoles 25 de julio de 2012

Descarga el fichero

Aquí no hay playa

| 25.07.2012

Se debate en la Asamblea de Madrid la Ley de Viviendas Rurales Sostenibles. Una ley que según la Comunidad nos acerca a la vida en el campo y que según otras voces supone un retroceso en materia medioambiental. Al margen del debate político hay un debate social sobre la conveniencia o no de convertir parte del paisaje en zona residencial. Los consejos de jardinería con Pedro Martín y la recomendación de lectura de Luis Alberto de Cuenca. Entrevistamos al escritor Walter Riso. Estamos en San Sebastián de los Reyes con el Sanse School. Presenta: Mayte López.

PIERDE 44 KILOS PRACTICANDO SEXO

Pauline Potter fue la ganadora del Record Guinness 2012 como la mujer más gorda del mundo con 291 kilos. Esta californiana ha decidido perder peso y la mejor dieta que ha encontrado ha sido realizar un maratón de sexo con su ex marido, con el que hasta el momento ha bajado 44 kilos. Esta californiana de 47 años y madre de dos adolescentes, se está empleando a fondo en realizar la conocida dieta del cucurucho, donde el sexo es el principal factor. Quien le ayuda en su dieta es su ex marido Alex, quien en una entrevista al diario The Sun aseguró: "Pauline no puede caminar, vestirse o incluso ir al baño por su cuenta, pero me encanta volver a ser su amante y cuidar de ella". "En la cama es muy buena, es la mejor amante que he tenido en toda mi vida. El primer día que volvimos juntos, los hicimos seis veces en las primeras 24 horas".

Pauline afirmó: "quien realiza el mayor esfuerzo en la cama es él, yo le ayudo con algunas posiciones pero es él quien hace el mayor trabajo". En una dieta equilibrada, los expertos aconsejan tener una ingesta diaria de 2.000 calorías al día, pero Pauline diariamente tiene una dieta en la que adquiere más de 10.000 calorías. Esta mala alimentación y una vida sedentaria es lo que llevó a esta californiana con tan solo 47 años, a ser la mujer más gorda del mundo con 291 kilos. Ahora Pauline, gracias a su ex marido, pierde unas 500 calorías cada vez que tienen una relación sexual. Ha sustituido un placer, el de la comida, por otro, el del sexo.