Ana Botella presenta la 'M-30 ciclista' del casco histórico

Descarga el fichero

Informativo mediodía

| 17.09.2013

A partir de mañana, la M-10, el cinturón ciclista de la ciudad de Madrid, empezará a hacerse realidad. Mañana miércoles comienzan las obras para realizarla en la ronda de Toledo. La llamada M-10 está conformada por el eje conocido como las "rondas y los bulevares", un anillo formado por las calles de Génova- Sagasta-Carranza-Alberto Aguilera- Marqués de Urquijo-Ferraz-Pintor Rosales-Bailén-Gran Vía de San Francisco-rondas de Toledo, Valencia y Atocha y paseos del Prado y de Recoletos. Con una mínima obra y un coste inferior al medio millón de euros, tendrá 10,3 kilómetros de ciclo-carril, 9,8 kilómetros de carril bus y 67 líneas adelantadas de detención en los semáforos para motos y bicis.

Será una realidad antes de final de año y supone un paso más para hacer sostenible la movilidad en Madrid capital. Es la M-10, un nuevo cinturón metropolitano creado mediante señalizaciones y marcas viales -tanto verticales como en la calzada- que requiere una mínima obra civil y tiene un coste inferior al medio millón de euros.

La alcaldesa, Ana Botella, ha presentado hoy este proyecto, un paso más en ese tránsito iniciado hace años en Madrid "de un modelo de ciudad tradicional a un modelo de ciudad sostenible", en el que siempre se ha tenido en cuenta "la estrecha conexión entre la movilidad urbana y la calidad del aire". Por eso, recordó, el 70% de las medidas incluidas en el Plan de Calidad del Aire 2011-2015 se dirigen al fomento de la movilidad sostenible.

La M-10 es "uno de los mejores exponentes de la transformación que impulsamos en la gestión de la movilidad en Madrid", cuyos beneficios serán "muy tangibles", y que será un referente para la ciudad por muchas razones, entre las que la alcaldesa destacó cuatro.